Historia

fotoHistoria1Aunque el origen del azafrán no está del todo claro, pues ya en la Edad de Bronce parece haber antecedentes de esta planta, aunque los primeros documentos que tenemos sobre el azafrán pertenecen alsiglo VII a.C., gracias a botánicos asirios en diversas compilaciones de tiempos de Ashurbanipal. Desde entonces, el azafrán se fue expandiendo lentamente a través de Europa y Asia, llegando posteriormente a partes del Norte de África, Norteamérica y Oceanía. Sin embargo, con anterioridad a estos documentos, en los inicios de la Grecia clásica, empezó a retratarse la recolección del azafrán en diversos frescos representados en distintos palacios de la Creta minoica, datados entre los años 1600 y 1500 a.C.

fotoHistoria2En el Antiguo Egipto, los médicos empleaban el azafrán como tratamiento para todo tipo de enfermedades gastrointestinales y, ya en la última etapa del Período Ptolemaico, la misma Cleopatra lo empleaba en sus baños calientes por sus propiedades cosméticas y colorantes. En la Antigua Persia encontramos hilos de azafrán en el entretejido de algunas alfombras, utilizándose también como parte del ritual de ofrenda a los dioses, como perfume, como medicamento y como infusión para curar la melancolía. Sus hilos también se empleaban frecuentemente como condimento de diversos platos, para aromatizar tés y era muy apreciado por los extranjeros que acudían a Persia por creer que tenía efectos narcóticos y afrodisíacos.

fotoHistoria3Con el fin del Imperio Romano, el cultivo del azafrán en Europa se vuelve algo raro o incluso inexistente, siendo los árabes los que vuelvan a introducir su cultivo en el continente. Entre los años 1347 y 1350, la plaga que supone la peste negra hace que se incremente la demanda y el cultivo del azafrán, convirtiéndose en un remedio muy codiciado, una vez más, por sus propiedades medicinales. En la época de las Cruzadas, el azafrán llegará a convertirse en motivo de hostilidad entre las clases pudientes y los comerciante, llegando incluso a estallar la “Guerra del Azafrán”, que duró catorce semanas y cuyo detonante fue el robo, por parte de la nobleza, de una mercancía de 360 kg.

La llegada del azafrán a América se produciría gracias a la entrada de los colonos asentados en la actual Pennsylvania, siendo muy posible que ya hacia 1730 existieran cultivos de azafrán en el continente americano.