Azafrán Manchego

fotoManchego1El azafrán manchego es un cultivo muy bien adaptado a las características climáticas de La Mancha, donde fue introducido por los árabes, para disfrute de la alta burguesía andalusí, durante los siglos VIII y IX. Será a partir del siglo XIX cuando se tenga constancia de que La Mancha produce el mejor azafrán de la península y su vinculación será muy fuerte con las manifestaciones culturales tradicionales de la zona. Em la actualidad, las zonas de cultivo en Castilla-La Mancha abarcan diversas comarcas de Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Toledo, representando en su conjunto casi el 85% de la superficie nacional cultivada y el 92% de la producción del país. En Azafrán Los Cantuesos somos pioneros en el cultivo de esta planta en la comarca de Tomelloso, cuyas condiciones climáticas y de terreno, en el corazón de la región, resultan inmejorables para su producción.

fotoManchego2Desde el punto de vista físico y organolépticio el azafrán manchego se caracteriza por la forma en que claramente sobresalen sus estigmas rojos, así como por tener muy poca longitud de estilo y por no ser astringente. El proceso de producción consiste en el desecado a partir del tostado a fuego lento, lo cual propicia una mejor presencia, a la vez que le aporta un mayor contenido en safranal e incrementa su poder colorante. Todo lo relacionado con su cultivo es artesanal, soliendo participar todos los miembros de la unidad familiar durante generaciones, manteniendo en muchos casos esta peculiaridad que, unida a las propias de las peculiaridades de la especie, el suelo y el clima hace que el azafrán manchego sea considerado el mejor del mundo.

fotoManchego3Dicha tradición centenaria en el cultivo de esta especia hace que las personas que intervienen en los procesos de recolección y procesado se encuentren muy cualificados en la realización de estas tareas, obteniéndose, así, la máxima calidad en el resultado final de la producción.